Deudas Bancarias

El número de norteamericanos con deudas bancarias ha estado aumentando exponencialmente en los últimos años. Además la deuda ya no es a un solo banco o tarjeta de crédito bancaria, sino que la duda se distribuye a varios bancos y tarjetas. Para muchas personas la deuda bancaria revolvente en la cual se saca de un lado para pagar el mínimo de otro se ha vuelto una forma de vida y un serio problema.

Deudas Bancarias

Hay muchas razones por las cuales tener deudas bancarias es malo aún cuando este en la posición de hacer los pagos mínimos. Muchas deudas van a hacer difícil el que eventualmente le den un crédito para aquellas compras grandes como un automóvil o una casa. Los altos intereses también quieren decir que está pagando mucho más caro que el valor real del producto comprado. En muchos casos se siguen pagando durante años bienes como las vacaciones o los alimentos, mucho tiempo después de haberlos disfrutado o consumido. Las deudas bancarias toman mucho tiempo en pagarse, sobre todo si se pagan solamente los pagos mínimos cada mes.
Hay varias actitudes que se pueden tomar frente a las dudas. La más común y la que se suele hacer primero es ignorar el problema y pretender que va a desaparecer. Hacer nada al respecto cuando se ha llegado al punto de solamente poder pagar los mínimos y ya se tienen al límite las tarjetas bancarias es una opción muy peligrosa. La razón es sencilla, al estar tan al límite, cualquier emergencia o gasto fuera de lo normal que le impida un solo pago mínimo es el principio del desastre. Aún cuando pague los límites a tiempo cada mes, va a pasar años pagando dinero que por mucho excede el valor original de lo que compro.
La peor decisión que puede tomar para su estabilidad financiera de largo plazo es no hacer nada. Cuando sienta que ya pagar los mínimos cada mes se está volviendo cada vez más complicado, es momento de hacer algo productivo y pedir ayuda para solucionar el problema de una manera más productiva.
Una opción que se presenta es la consolidación de las deudas. Consolidar las deudas es pedir un préstamo grande para pagar en su totalidad las deudas bancarias y quedarse con una sola deuda para realizar un solo pago mensual en lugar de muchos. El problema con esta solución es que en realidad no de esta resolviendo ningún problema, solo se está trasladando. Además y sobre todo si se están teniendo problemas económicos, la tentación de comenzar a firmar con las tarjetas que han sido saldadas es muy grande. No es difícil que al paso del tiempo se debe el préstamo grande que se utilizo para consolidar la deuda y además de nuevo las deudas de las tarjetas bancarias. Tomar el camino de la consolidación de deudas es un camino que requiere de extrema disciplina. Una de las pocas maneras de lograrlo es cancelar las tarjetas de crédito una vez saldadas y concentrarse en pagar el préstamo para la consolidación de la deuda, de esta manera la tentación de volver a incurrir en deudas bancarias ya no existe.
Una buena opción para resolver el problema de las deudas bancarias es buscar ayuda en cuanto se empiezan a detectar pequeños problemas para pagar deudas. Busque en su organismo gubernamental de apoyo al consumidor a organización o personas que se encargan de dar asesoría a los deudores. Revise que la persona u organización sea un organismo serio y con todas las credenciales y licencias necesarias ya que en el mercado existen muchos estafadores que se aprovechan de la desesperación de los deudores. Un asesor de crédito profesional le podrá aconsejar de una o varias opciones para ir realizando pagos, le enseñará a como hacer un presupuesto y lo guiará a adquirir mejores hábitos como consumidor. Si pide ayuda antes de que el problema crezca, un asesor le podrá ayudar a elaborar un plan de finanzas personales que lo ayudará a volver a poner sus finanzas bajo control antes de que sea demasiado tarde.
Otra manera, la cual debe ser la última opción, de resolver sus deudas bancarias es declarase en bancarrota. Los efectos a largo plazo de declararse en bancarrota en los Estados Unidos, la hacen una de las decisiones más difíciles y de último recurso que se deben tomar. Una bancarrota quedará en su historial crediticio durante diez años. Durante este tiempo le será prácticamente imposible conseguir cualquier tipo de crédito bancario, automotriz o de cualquier otra índole. Hasta conseguir un nuevo trabajo le será más difícil. Busque otras opciones y que esta sea la última en su lista.
No deje de considerar resolver sus deudas bancarias directamente con su banco. Se necesitará armar de paciencia y de tiempo para pasar horas en el teléfono o con un asesor en el banco, pero es posible renegociar su deuda directamente con ellos. Expóngales su caso y dígales que su interés es resolver el pago de sus deudas de la mejor manera posible.

El sitio no se hace legalmente responsable de la información, si tienen mayores dudas, consulte a un especialista en su país. La información de este sitio es información que se aplica a los Estados Unidos. La mayoría de los países tienen organismos y funciones parecidas para lidiar con las deudas. Tenga cuidado y no se deje engañar, los gobiernos tienen organismos de orientación gratuita.

Leave a Reply